viernes, 24 de febrero de 2012

El final del fashion police

Antes a mucha gente disfrutaba sentándose frente a la televisión para ver quién se había vestido bien y quien no, y de pasó, alguna broma al respecto.

Incluso hoy en día durante las pasarelas, queda alguna secuela de ello, al comparar los vestidos unos con otros, cuando en realidad, es un conjunto, una colección, no una competencia de miss universo.
Estos shows desprestigiaron a la moda, y son aún la causa de que este sector siga siendo visto como el villano que critica duramente a quienes "no saben" comprar.
Los vestidos bonitos o feos es un tema que viene quedando atrás por muchas razones. Primero, la sociedad relativiza cada vez más los conceptos de belleza, de manera que lo que antes era feo, hoy es aceptado y se mira desde otro ángulo.
Segundo, por la globalización. La moda de Tokyo es diferente a la de Milán, y la de París a la de Nueva York. Ciudades como Brasil e India están cada vez más presentes en la moda, y presentan propuestas muy diferentes a lo que vemos en las capitales de la moda.
Tercero, la aceptación de estilos. A pesar de que siempre las ocasiones marcarán límites en los códigos de vestir, es ya aceptado ver estilos variados y marcados como el grunge.
Al ir por la calle en París uno encuentra muchos estilos variados: las mujeres africanas con sus vestidos estampados largos, con bolsas que hacen juego, las musulmanas con mantos para cubrir el cabello, las asiáticas con el último grito de la moda, las francesas con sus prendas bien combinadas y su sobriedad. Todas están bien vestidas dentro de su estilo y cultura, y aunque están en el mismo espacio físico, y en el mismo tiempo, están bien vestidas.
Lo cierto es que todo el mundo sabe comprar. Cada persona busca en una tienda aquello que le queda bien y se adapta a sus necesidades. Es cuando escuchamos las ideas de otras personas que esta intuición se confunde y compramos cosas que no nos sirven.
La moda está compuesta por ciclos. Las modas vienen y van. Todo regresa en algún momento, por lo tanto, es importante estar enterados de las tendencias presentes antes de juzgar una prenda como pasada de moda o viceversa.
Esto significa que en la próxima entrega de los Oscares, podremos ver vestidos que no nos gusten, pero no por ello serán feos, no por ello tendrán tarjeta roja. Simplemente, son gustos diferentes, y esta es una de las pocas relatividades que encuentro importante aceptar.
Creo que la gente está cansada de escuchar adulaciones excesivas o críticas duras y muchas veces groseras. La situación mundial da sed de silencio, de contemplación. Preferimos ver con nuestros ojos a escuchar el juicio de otra persona. Ya no es cuestión de vida o muerte el que los zapatos de alguien no combinen, tenemos otras cosas en qué pensar. Esto no quiere decir que yaa nadie le importa lo que piensen los demás. Esa es una cuestión que cambia en cada persona. Lo que sucede es que la opinión de la gente sobre lo que los otros usan está cambiando. La moda está madurando, porque el público está madurando.
Sin embargo, las críticas no se han terminado. Aun queda el tema de el peso en la industria de la moda. A pesar de muchos esfuerzos, quedan muchos diseñadores y editores que no aceptan las tallas saludables.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

I am glad to read your thoughts about this post and visit your blogs if you leave me your link. I speak Spanish, English and French, so you can comment in the language you feel most comfortable with.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...