miércoles, 14 de marzo de 2012

Louis Vuitton - Marc Jacobs en el Museo de artes decorativas


¿Sabían que en el s. XIX las mujeres necesitaban 30 baules para hacer un viaje? ¿Y que durante su adolescencia, Marc Jacobs visitó Paris y lloró al partir pues pensó que nunca volvería?
Hoy fui al Museo de artes decorativas, que se encuentra en el ala Marsan del Palacio de Louvre. Ya les había mencionado este museo cuando les hablé de las galerías de joyas. En 1997 se abrió el Museo de la moda y del textil, que el día de hoy conocí, pues había permanecido cerrado mientras preparaban la exposición que concluyó con las semanas de la moda aw 2012-2013: Louis Vuitton - Marc Jacobs. Se hizo una enorme fiesta privada en el museo, a donde acudieron modelos y personajes importantes que se encontraban en Paris para el fashion week, incluyendo al mismo Marc Jacobs, que esa mañana había presentado la colección de la casa francesa en una carpa puesta en uno de los patios del Louvre. Este año cumple 15 como su director creativo.
Situémonos en París, en 1850. Después de guerras, pobreza y desorden, Napoleón III se convierte en emperador. Es el triunfo de la burguesía. Empieza la construcción de numerosos edificios representativos de la ciudad como el de la Opera. Hay un nuevo sistema bancario, la industria se recupera en avances, la ciudad se embellece, se crean las jubilaciones y nuevos derechos para los obreros y la ciencia consigue grandes adelantos en la medicina.
Hay nuevos ricos que desean mostrar su poder adquisitivo con estilos opulentas y nuevos lujos que simbolizan su éxito. La moda no es ajena. Las técnicas de costura empiezan a industrializarse, abren las primeras tiendas de ropa, y por lo tanto, es más barato vestirse. Pero habiendo dinero, el costo de un look completo no tenía por qué bajar. Se podía tener más ropa, así que también se podían poner más ropa. Usaban numerosas prendas juntas (en el caso de las mujeres hasta 7 faldas a la vez) y se cambiaban para distintas ocasiones: día o noche, adentro o afuera, para invitar o para visitar...
Louis Vuitton nace en una familia de situación modesta, en un pequeño pueblo francés a 400km de París, mismos que recorre a pie a los 14 años cuando decide ir a probar su suerte. Dos años después se convierte en aprendiz de empacador (oficio de quienes empacaban lujosamente) y fabricante de baúles de viaje. Pronto sus habilidades y su calidad lo convierten en el favorito de los más ricos, incluyendo a la emperatriz.

Louis abre su tienda en 1854 en la rue Neuve des capucines mientras el mundo se abre a los trenes de vapor (como el de la pasarela de la última colección), y él entiende que para viajar, el arte de empacar también debe de cambiar: lujo, funcionalidad e innovación.
Crea baúles mucho más ligeros, hechos de madera, cubiertos con lona encerada para que repelieran el agua. Entonces empieza a patentar los diseños de sus lonas, para que cada pieza fuera distinguida. En una época donde transportar la ropa, sombreros y calzado era difícil debido a su voluminosidad, Louis ideó la manera de hacerlo más sencillo, y además, creó un nuevo lujo.
En 1885, abren la primera tienda fuera de Francia, en Londres. Su hijo Georges Vuitton aporta ideas para llevar aún más lejos el lujo de las maletas. Después de la muerte de su padre, él se queda con la empresa, y decide crear en 1896 el monograma LV, con flores e iconos que existe hasta nuestros días.
En 1977 Odile Vuitton y su esposo Henri Racamier deciden convertir Louis Vuitton en una compañía multinacional. En 1987, se fusiona con Moët Hennessy para crear el primer grupo de lujo en el mundo: LVMH.
Exactamente diez años después deciden abrirse también a la moda y el calzado, nombrando director creativo de este proyecto al diseñador americano Marc Jacobs.
Él decide colaborar con artistas contemporáneos para revivir de modos diversos el monograma en las bolsas, y distingue las colecciones por la impresionante calidad que define a la marca, y su creatividad e innovación venidas de inspiraciones de arte como el dadaismo y la fotografíasde moda. Hay una sala dedicada a las inspiraciones de Marc, donde hay música, fotografías y películas que han marcado sus trabajos.

Está también la sala de las bolsas, donde se exponen en una vitrina las más originales, y en otra el proceso y las correcciones que requirió la bolsa Speedy.
Están expuestas las prendas más representativas por su elevado valor y complicada elaboración. La creatividad de Marc Jacobs va más allá de la originalidad para crear prendas que la mujer puede usar, y que definen su época.



Es una exposición sumamente completa y que satisface ojos y oídos de diversas formas, y además despierta gran curiosidad. Expone cómo ambos hombres, Louis Vuitton y Marc Jacobs, han sabido aprovechar las revoluciones de sus épocas, la industrialización y la globalización, para revolucionar ellos el mundo del lujo y la moda con sus tres principios iniciales: lujo, funcionalidad e innovación dando como resultado arte.

Las fotografías no son mías, dado que está prohibido tomar fotos en la exposición, todas las obtuve en internet, y están con sus fuentes en mi pinterest.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

I am glad to read your thoughts about this post and visit your blogs if you leave me your link. I speak Spanish, English and French, so you can comment in the language you feel most comfortable with.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...