lunes, 11 de junio de 2012

Un alto a las importaciones ilegales en México

Me parece importante hacer este post porque los mexicanos que se interesan por la moda y el estilo son en su mayoría jóvenes, y normalmente estamos etiquetados como personas que no nos importan los temas serios. Quiero mostrar la situación de la industria textil en el país, y quiero invitar a todos a reflexionar y tomar decisiones.
Hay que saber que todos los que trabajamos en moda: textileros, maquiladoras, diseñadores, zapateros, peleteros... somos un sector clave de crecimiento para el país, que exportamos más de 60,000 millones de pesos anuales en productos textiles.

En nuestro país, tenemos grandes centros comerciales con tiendas para todas las clases: tenemos tiendas para la clase alta como el Palacio de Hierro, clase media como Liverpool, las tiendas del grupo Inditex (Zara, Pull & Bear, etc), y la clase baja que normalmente encontramos en supermercados. Hay más subdivisiones, pero creo que es lo más importante resaltar. Normalmente me dedico a hablar de las clases alta y media, pero hoy quiero tocar especialmente la baja.
Esta clase ya se acostumbró a vestirse de otra manera: van a tianguis, a puestos donde hay cientos de trabajadores, donde ninguno tiene seguro ni prestaciones, donde nadie paga impuestos, y donde la ropa rara vez tiene una procedencia explicable. ¿Por qué los dejamos acostumbrarse? Porque de la misma forma actuamos con la piratería y la venta de objetos robados. Porque hay estilos que nadie quiere crear para satisfacerlos. Y porque ya creamos una mentalidad de que "si el empaque es feo, el producto es barato, total es lo mismo". Y no puede ser más falso.
Bueno, pero muchos van a pensar que estamos hablando de gente muy pobre, que no puede pagar más, que tiene derecho y necesidad de vestirse como quiera. Pero ojo, la ropa de tianguis NO es más barata que la ropa de Soriana o de Walmart, es ropa robada, o que entra ilegalmente en el país, principalmente proveniente de países donde se abusa de los trabajadores para poder producir barato. Y esto sí representa un problema para el país. No se puede controlar lo que hay detrás de esas prendas, no se puede proteger al consumidor ni al trabajador.
La ilegalidad tiene que ver con las aduanas que se traspasan con cantidades de productos que sólo la delincuencia organizada es capaz de hacer con corrupción e impunidad. Controlar esto no es afectar a los pobres, sino a la delincuencia organizada, que lava dinero vendiendo ropa de mala calidad. El pobre siempre tendrá una opción legal para vestirse.
Hay una industria que quiere pagar impuestos, que quiere contratar personal creativo (trabajo para los diseñadores, es trabajo para todos en moda!), administrativo y mano de obra con seguro y prestaciones, pero no puede porque no hay ventas. En el momento en el que la ropa empiece a venderse, la economía se activará y podrán ofrecerse productos de mayor calidad, incluso los estilos que satisfacerán a cada sector del país.
Queremos tener las herramientas para competir en el extranjero, distinguirnos como un país de buen diseño y maestría en el buen vestir.
No hay un mejor momento que ahora para impulsar la moda en México: la crisis del Euro (que yo estoy viviendo aquí) casi no ha afectado la economía de nuestro país, lo que hace que seamos un foco para la inversión. Los mexicanos empiezan a despertarse a la moda, los bloggers, periodistas y figuras públicas tenemos mucho que hacer al respecto: crear una cultura de consumo responsable.

¿Qué hay que hacer? Cambiar la forma de consumir, impulsar no un consumismo impulsivo, sino responsable y con gusto, y sobre todo, informarse y analizar con responsabilidad las propuestas políticas a la industria textil y a la economía del país, que en los próximos años determinarán si nuestro sector sigue creciendo, o si se sigue protegiendo con corrupción la venta de ropa ilegal.


¿Quieres saber más? Ana Fusoni escribe sobre el tema, haz clic aquí.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

I am glad to read your thoughts about this post and visit your blogs if you leave me your link. I speak Spanish, English and French, so you can comment in the language you feel most comfortable with.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...