martes, 26 de febrero de 2013

Power Dressing



Tras la polémica que la diputada Crystal Tovar desató porllevar minifalda durante una sesión en San Lázaro, debo de decir que no estoy sorprendida. Buena parte de las diputadas y de las mujeres en la clase política de nuestro país dan vergüenza con lo que visten. Como una mexicana que ama a su país me animé a escribir este post no con ánimos de ridiculizar, sino de ver por qué es importante, y cómo las mujeres de poder (no necesariamente políticas) pueden aprovechar el maravilloso recurso del vestido.

Primero veamos el contexto: tenemos una muy mala costumbre de criticar lo que la gente usa condenando la riqueza. Se pueden incluso desatar escándalos por que un político use prendas o accesorios de marca. Ya hemos visto tantas veces comentarios en las redes sociales sobre como los ricos abusan cuando hay tanta pobreza. La realidad es que un diputado en México gana $75,000 pesos mensuales (más prestaciones), lo suficiente para que de su propia bolsa pueda vestirse y arreglarse con decencia. 

Y está bien que inviertan (con dinero de su bolsa) en su aspecto, porque son nuestras representantes a nivel nacional e internacional, llevan a cabo negociaciones con gente de los más altos niveles sobre temas económicos, de educación, de empleo, salud, ambiente, seguridad y un largo etcétera. Siendo la apariencia de gran importancia al ser lo primero que la otra persona percibe de nosotros, me preocupa que mi representante se vea vulgar e ignorante cuando van a representarme en temas como esos. 

La elegancia tiene poco que ver con el dinero, pero mucho con la educación. En México podemos encontrar cientos de marcas para cada nivel adquisitivo, sin tener que hacer grandes sacrificios para vestir bien como si estuviésemos en Europa (sí, pobre de mí). 

En fin… Aquí los elementos del buen vestir que según mi opinión pueden dar (o quitar) poder a la imagen de una mujer: 

1.- No mostrar demasiado. Por sentido común se sabe que no se debe de acudir a la oficina con minifaldas y escotes. Hay ocasiones que incluso exigen cubrir los hombros, brazos o incluso las piernas. Dependiendo de cada contexto (y clima) hay que poner atención a jamás verse vulgar.

Grace Intemporelle by Natalia: Power Dressing. Alice+Olivia, Akris & Carolina Herrera
Alice+Olivia, Akris & Carolina Herrera
2.- Ajuste. Ni muy apretado, ni mal ajustado. A juzgar por las fotografías, la anteriormente mencionada diputada llevaba una falda una talla inferior a la correcta. Una mujer se ve impresionante cuando la ropa le queda como si fuese hecha para ella. Anchos y largos correctos, sin que se vea ningún volumen no deseado.

Grace Intemporelle by Natalia

3.- Perfección. Ropa sin planchar, un mal maquillaje, uñas en mal estado, zapatos sucios, perfume barato, el tirante del bra que se ve… hay una gran lista de errores que pueden distraer a las personas negativamente. Una mujer que no puede hacerse cargo de sí misma… ¿podrá hacerse cargo de una empresa o de un país? 

Grace Intemporelle by Natalia: Power Dressing. Temperley London, Victoria, Victoria Beckham

4.- Joyas. Un reloj que muestre tu sentido de organización, broches en tu saco o pañoleta, o piezas que simplemente muestren tu buen gusto. 

Grace Intemporelle by Natalia: Power Dressing. Alexis Bittar Lucite Pansy Pin
Alexis Bittar Lucite Pansy Pin
5.- Calidad. Una persona que sabe apreciar la calidad es una persona educada. Por lo que al vestir debe de elegir materiales y cortes en ropa y accesorios. 

Grace Intemporelle by Natalia: Power Dressing. L.K. Bennet, Chloe, Calvin Klein, Lamarthe
L.K. Bennet, Chloe, Calvin Klein, Lamarthe
Aunque la sobriedad es importante, el aburrimiento no es obligatorio. No hace falta vestirse de traje sastre negro todos los días. Fuera de los límites cualquiera puede ser creativo, pero sólo aquellos con talento pueden vestir bien siguiendo las reglas.

Grace Intemporelle by Natalia


martes, 12 de febrero de 2013

Haute Couture: Primavera - Verano 2013

En esta época muchos diseñadores preferirían diseñar prêt-à-porter masculino. O eso parece al ver los desfies llenos de prendas toscas, masculinas, holgadas de más.
¿Alguien puede explicarme por qué una mujer querría vestirse como hombre? Peor aún... como un hombre con el que nunca saldría por sucio y deshaliñado. Creo que está bien inspirarse en lo que quieran, pero siempre hay que saber a quién se está vistiendo, y la principal característica de su cliente es ser mujer, e incluso si hay algunas que gustan de vestimentas andróginas, no son mayoría. O al menos eso creo yo.
En fin, para escapar de esto, les traigo mi selección de favoritos de la semana de Haute Couture en Paris, donde la feminidad sigue viva.
Jean Paul Gaultier
Christian Dior
Alexis Mabille
Ulyana Sergeenko
Elie Saab
Valentino

Giambattista Valli
Zuhair Murad

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...